Fallecimiento de Jesús Esteban Barranco

JESÚS ESTEBAN BARRANCO-1fEl día 31 de julio, Clodomiro Prieto (Coordinador del Grupo “Quynta58”) me comunicó el FALLECIMIENTO DE JESÚS ESTEBAN BARRANCO, nuestro compañero y amigo, que se había producido a las 7:13,  pidiéndonos que rezáramos por su eterno descanso.

Jesús llevaba bastante tiempo entrando y saliendo del hospital por sus variadas dolencias.

Ya os lo he comunicado por WhatsApp y correo electrónico para que lo tengamos presente en nuestras oraciones.

Jesús participó en alguna comida del Grupo de Madrid, a partir de la Misa por el difunto José Ramón Urbieta, a quien apreciaba mucho. Durante estos años ha estado en contacto con nuestro grupo. De vez en cuando me comunicaba tanto sus problemas de salud como sus idas y venidas al hospital, pues aquéllos no iban remitiendo.

Adolfo Yáñez, perteneciente al Grupo “Burgos”, que tuvo más relación con él desde sus años en internados salesianos, me ha destacado, a través de un mensaje que me dirigió el día 2 de agosto, alguna de las cualidades personales que reunía Jesús:

  1. Era una persona que practicaba un catolicismo militante, una fe comprometida y misionera, un “sacerdocio sin necesidad de órdenes mayores”.
  2. Sabía que yo me encuentro en posturas filosóficas y religiosas diametralmente opuestas a las suyas; pero me regaló siempre su proximidad afectiva, su comprensión, incluso su interés por las fuentes en las que alimento mis propias convicciones. Me solicitó artículos en los que he desarrollado de cara al público las opiniones que he abrazado y los títulos de libros concordantes con instituciones en las que milito y que satanizan muchos de quienes se identifican con el ideario de Jesús Barranco, pero que carecen de su apertura de mente.
  3. En todo cuanto ahora te expongo (creencias, respeto, sana curiosidad intelectual…) creo que se mantuvo igual desde los lejanos años cincuenta del siglo pasado, en los que yo le conocí en el Seminario Salesiano de Arévalo, hasta las veces postreras en las que nos hablamos o escribimos.
  4. Me consta, como a ti, que sufrió mucho y durante largos años, que ni el dolor ni la enfermedad le impidieron tener un cierto sentido del humor ni doblegaron la reciedumbre de su fe. Me consta que fue consecuente, en una palabra, con esa fe que le abrasaba el espíritu y que convirtió en un sólido pedestal en el que asentar cada uno de sus actos y cada uno de sus días.
  5. Porque supo ser tolerante e incluso fraterno conmigo, sin renunciar un ápice a su íntimo sentir y a su íntima forma de pensar, le recordaré siempre con infinito cariño. 

JESÚS ESTEBAN BARRANCO-3e

Que María Auxiliadora y Don Bosco, de los que era muy devoto, le hayan ayudado en el tránsito. ¡Descanse en paz!

Anuncios