Comentario sobre el Encuentro de Madrid (por Antonio García)

Me resulta un poco difícil escribir un COMENTARIO SOBRE EL RECIENTE ENCUENTRO EN MADRID. Por motivos de salud de mi mujer, Paquita, no pude asistir a ninguna de las visitas tan bien programadas, llegué  tarde a la Misa, ni siquiera pude ir en el autobús porque necesitaba autonomía; pero lo voy a intentar.

Era la primera vez que asistía a un Encuentro Anual de Convivencia. Deseos, ilusión y nerviosismo no me faltaban.

A mi derecha tenía sentado a Nicolás de las Heras, ya mi tutor y confidente; enfrente, a Manuel Díaz, genial.

Como había asistido a los dos comidas periódicas anteriores, organizadas por el Grupo de Madrid, ya conocía a la mayoría; pero pude dar un abrazo a queridos compañeros que veía por primera vez: José Ángel García Heras, Ángel Vélez, Agustín Medina, Eufrasio Angulo, Amadeo Alonso, a quien tanto admiré por su compañerismo, bondad, sencillez y por las brillantes notas que siempre sacaba. Con Amadeo inicié una conversación que tenemos pendiente de continuar, seguramente en León.

Es posible que me haya olvidado saludar a algún  compañero, más por despiste que por otra cosa. El Encuentro en León está  a la vuelta de la esquina y tendremos más  tiempo para relacionarnos.

Eché, echamos de menos a Timoteo.

Muchas gracias a todos los organizadores del Encuentro, especialmente al coordinador Angelillo que acabará con chepa por tanto trabajo que se echa a cuestas.

Hasta el próximo Encuentro en León. Sólo somos los juveniles de la tercera edad.

Salud y ánimo.

Antonio.

 

Anuncios