Comida de Verano 2017 en Salamanca y Homenaje a dos Superiores-Profesores

El miércoles pasado, día 14 de junio, tuvimos la ocasión de compartir muy gratos momentos con dos superiores-profesores, D. Juan Antonio Romo y D. Miguel Herrero, y con 34 compañeros y amigos con motivo de la celebración de la COMIDA DE VERANO 2017 EN SALAMANCA.

A las 12:30, iniciamos el encuentro en el Colegio Salesiano “San José” de Los Pizarrales (Carretera de Ledesma, 32-52). Después de los saludos y abrazos, del reconocimiento de los nuevos asistentes y del recuerdo de vivencias compartidas, nos dirigimos a la Capilla de la Comunidad para celebrar la EUCARISTÍA, presidida por D. Miguel, quien estuvo acompañado de 5 sacerdotes concelebrantes. Su homilía espontánea, cariñosa, cristológica y mariana; las preces por los superiores y compañeros vivos y difuntos, las preces por nuestros familiares vivos y difuntos (especialmente Conchi, esposa de Jesús Pascua, fallecida recientemente), la  entonación de los cánticos de la “Missa de Angelis”, el acompañamiento de órgano, la presencia de 6 personas que asistía por primera vez… consiguieron que la celebración eucarística fuera muy especial y emotiva.

Nos acompañaron, por primera vez, Salud (esposa de Mariano Santos) y 5 compañeros: Jesús Ramos, Jesús Vivanco, Juan Fco. Muñoz, Paulino Dimas y Rodolfo Pérez. Por inconvenientes de última hora, no pudo participar Bienvenido Barbero, que se hizo presente con un mensaje de adhesión.

Después de un breve descanso, a las 14:15, como estaba previsto, ya estábamos sentados en el comedor del Restaurante  D’Elephas (Paseo del Doctor Torres Villarroel, 36) para iniciar la COMIDA con un brindis por la vida, por seguir cumpliendo años, por la amistad, por los superiores-profesores, por todos los presentes… Continuamos degustando los platos elegidos (y recordados con una tira de papel delante de cada uno, preparada por Timoteo Hernández, responsable del encuentro), charlando y recordando vivencias del pasado común salesiano, conociendo nuestra situación presente, preguntando por otras personas y vivencias pasadas, etc. Y llegamos al postre y café. En ese momento, tomé la palabra, como Coordinador del Grupo “Estudiantes Salesianos 1956-1965”, para manifestar públicamente cuatro motivos por los que nos encontrábamos reunidos:

  1. Para manifestar públicamente nuestra alegría porque han pasado los años y seguimos vivos cumpliendo años, g.a.D. Nos felicitamos por ello y, en esta ocasión especial, felicitamos a D. Juan Antonio  y a D. Miguel por su reciente cumpleaños, los días 10 y 13 de junio, 87 y 85 años, respectivamente. ¡Feliz cumpleaños, D. Juan Antonio! ¡Feliz cumpleaños, D. Miguel! Os animo a todos a cantarles el “Cumpleaños Feliz”.
  2. Para decirnos que somos amigos y que nos tenemos como amigos los unos a los otros, disfrutando de nuestra amistad.
  3. Para expresar públicamente nuestra gratitud a D. Juan Antonio y a D. Miguel por la formación recibida de ellos durante nuestros años de internado en el Aspirantado Salesiano de Arévalo en torno a la década de los años 50. En el caso de  mi curso, desde 1958 hasta 1961.
  4. Para dejar constancia de nuestro afecto y nuestra gratitud a D. Juan Antonio y a D. Miguel a través de un obsequio (Placa de Agradecimiento) que les entregaremos al final en nombre de los presentes y otros 14 compañeros y amigos ausentes, que también han participado.

A continuación se desarrolló, de manera alegre espontánea, la Sobremesa Salesiana con canciones populares (la mayoría recogidas en el Cuadernillo de Sobremesa), con algunas intervenciones orales de los presentes con motivo de los superiores homenajeados, agradecimiento de éstos, etc.

A las 17:30 se dio por finalizada la Sobremesa. Terminamos con la sensación de que se nos hizo corto el encuentro. Fueron pocas horas, especialmente para Joaquín Mª Asenjo que se había desplazado desde Málaga. Pero… ¡disfrutamos del ambiente de compañía y amistad, existente entre todos!

Timoteo Hernández, nuestro experto fotógrafo y videocámara del grupo, después de haber recogido momentos y personas del encuentro con sus fotos, las ha reunido y montado en un vídeo-presentación para que sirvan de recuerdo.

Fallecimiento de José Sanz Bayón, sacerdote salesiano.

Con tristeza, os copio el comunicado del Vicario Inspectorial sobre el reciente FALLECIMIENTO DE D. JOSÉ SANZ BAYÓN, sacerdote salesiano, en la Residencia Rinaldi de Arévalo.

Muchos lo tuvimos como profesor en el Estudiantado Filosófico Salesiano de Guadalajara.

Descanse en paz. Que María Auxiliadora y Don Bosco hayan intercedido por su alma como premio a su vida dedicada a la Congregación Salesiana.

Tengámosle presente en nuestras oraciones.

Angelillo

==============================

A LA ATENCIÓN DE TODA LA FAMILIA SALESIANA

Os comunicamos con tristeza, pero con esperanza cristiana, el fallecimiento de nuestro querido salesiano sacerdote D. José Sanz Bayón, en la mañana de hoy 9 de junio. Estaba desde hacía dos años en la Casa de Salud de Arévalo. En los últimos meses, su debilidad era extrema, pasando gran parte del día encamado. Se ha ido apagando poco a poco como una vela que se consume, y ha muerto cumplidos los 92 años.

Tendremos ocasión de despedirle mañana 10 de junio a las seis de la tarde en nuestra casa de Arévalo. Os adjunto la esquela. Pedimos por su eterno descanso, y la recompensa del cielo para quien tanto trabajó como educador de tantas generaciones, y siempre sacerdote salesiano.

Un abrazo fraterno:

 

SAMUEL SEGURA VALERO

VICARIO INSPECTORIAL
Inspectoría Salesiana ‘Santiago el Mayor’

¡Feliz Fiesta de María Auxiliadora!

Mañana, 24 de mayo, se celebra con  gran júbilo y numerosos actividades la FIESTA DE MARÍA AUXILIADORA en todo el mundo salesiano.
Que nos ayude y proteja a todos los miembros de nuestro Grupo “Estudiantes Salesianos 1956-1965” como lo hizo con Don Bosco. Se lo pedimos en nuestras oraciones.
¡Feliz fiesta a toda la Familia Salesiana y a cuantos están relacionados con ella!

Homenaje de un alumno a José Luis Arbulu

Gracias por la información sobre el fallecimiento del sacerdote salesiano José Luis Arbulu a Hilario Gómez y al sistema.

Arbulu fue para mi (10 años, primero en Zuazo) , y así lo he recordado siempre, un modelo de estrategia jugando al “Palé” (hoy “Monopoly”). Seguro que el entusiasmo que ponía, cuando jugábamos (me fijaba mucho en lo que hacía y aprendí de él), lo habrá generalizado a todas las facetas de su vida entregada a los demás. Sin que él lo supiera nunca, fue una de las personas que influyó en mi vida.

Mi homenaje a él, silencioso y sentido, por su impronta.

Acaricio su recuerdo y me uno a las personas que le querían, con el convencimiento , y sentimiento, de que su vida ha sido plena.

¡Descanse en paz!

Jesús Ramos