Valoraciones y comentarios de algunos compañeros participantes en el Encuentro en Salamanca

1.  COMPAÑEROS NUEVOS 

  • Juan Fco. Muñoz Ibáñez, sdb [16/06/2017,13:02]

Queridos amigos Angel, Timoteo y todos los demás:

Muchísimas gracias por todo el tiempo que habéis invertido en la preparación  de nuestro día.

En D. Miguelón y D. Juan Antonio hemos agradecido a todos aquellos salesianos que se desvivieron por nosotros en Arévalo.

Para mí fue un día muy especial: era la primera reunión a que podía asistir después de tantos años (25 que llevo fuera y algunos más). Eso de encontrarme con tantos compañeros antiguos…”bien vale una misa”. Cuántas cosas no habremos hecho juntos… Cada cara era una película en que veía partidos de fútbol, horas convividas, ceremonias, ensayos, disgustos (¡no pudimos asistir al entierro de Berzosa!), ordenaciones, paseos, destinos, etc. Gracias y que esto siga.

Fue también interesante encontrarnos con vuestras esposas, oír de ¡nietos! y planes futuros para nuevas cosas.

Gracias y que María Auxiliadora nos siga cuidando.

  • Jesús Ramos García [16/06/2017, 13:56]

Gracias, Timo, por el montaje «fílmico».

Fue todo tan rápido en  el día de autos (visto y no visto) que tu aportación del vídeo prolonga indefinidamente  el placer del encuentro, que valoro  bien trabajado e intenso -enhorabuena, Motor Angelillo-; si bien  demasiado fugaz, sobre todo, para los que tantos kilómetros consumieron. Quedaron canciones por explorar, encuentros por labrar, gestos por compartir. Todo ello queda ahora enganchado, Timo,  a tu trabajosa  aportación. Este vídeo será sin duda la cuenta de rosario que nos unirá al próximo evento de Madrid, en el que espero nos podamos explayar un poquito más.

Gracias a organizadores, homenajeados en este caso, representantes de la salesianidad y, sobre todo, a cada uno de los presentes,  sustancia de la fiesta, en muchos casos junto a sus compañeras de viaje, tiñendo de profundidad el encuentro.

Que a «otro año no falte ninguno» y podamos disfrutar de la presencia de más rostros en ese museo viviente de antigüedades en que, por suerte y con enorme fruición, nos vamos convirtiendo.  Si lo importante del recorrido de la vida son los compañeros/as de viaje, es lógico y necesario que tengamos todavía muchas estaciones para disfrutar de las mieles postreras de la vida junto aquellos, cuya impronta más significó para nosotros.

Ánimo y… hasta el año que viene.

2.  COMPAÑEROS HABITUALES

  • Serafín-José Bueno Vicente [16/6 10:35]

Resulta sumamente agradable, reunirse y compartir espacios con personas nobles y de gran calidad.

Sin duda, nuestra formación nos dejó una amplia huella.

Carta de D. Juan Antonio Romo y mensaje de D. Miguel Herrero después del Encuentro en Salamanca

Madrid, Estrecho, 18 junio 2017

Queridos amigos:

Las despedidas en grupos numerosos siempre son “imperfectas”, quiero decir, que, por las prisas de unos, las ganas de retener de otros y el despiste de muchos,  de algunos te despides tres veces y de otros ninguna. Por eso pido disculpas si a alguno no pude darle el abrazo de rigor.

Pido disculpas también por no haber expresado con mayor relieve el agradecimiento a los organizadores del encuentro. En principio yo quise acudir, a pesar de algunas dificultades, porque me ilusionaba unirme con vosotros al homenaje que se quería dar a Don Miguel Herrero. Por eso mis intervenciones hubieran estado fuera de lugar. Aunque luego vi que me implicabais a mí en diversos momentos del agasajo, que yo agradecí, quise mantenerme al lado de vosotros, no delante ni enfrente, porque Don Miguel debía ser, con toda justicia, el centro de nuestra reunión. Don Miguel es mi gran amigo. Lo somos desde hace 75 años. Me sentía feliz percibiendo la estima y gratitud que le manifestabais. Yo gozaba tanto con lo que él decía como con lo que él mismo os decía. Por supuesto, me sorprendió que me entregaseis también a mí la placa-homenaje. Visteis que os lo agradecí con dos únicas y titubeantes palabras.

Es obligado ahora expresaros mi agradecimiento a todos y a cada uno por los gestos, palabras, confidencias, recuerdos que fui recibiendo a lo largo de la jornada. En particular tengo que poner de relieve “el trabajo de bolillos” de nuestro coordinador, alma del grupo, Angelillo, incansable, paciente y escrupuloso comunicador, que con meses de anticipación lanza ideas, solicita adhesiones, puntualiza y concreta el plan. La coronación de su esfuerzo, en esta ocasión, fue su acertada y exhaustiva intervención en la sobremesa. Que el Señor le dé salud para que continúe llevando el timón con tanto acierto.

Y ¿qué decir de y a Timoteo? Su tarea fue condición “sine que non” de nuestro encuentro. Todo programado, milimetrado, concordado, tanto el recibimiento de los grupos a la entrada de Salamanca, como la atención a cada uno, solución de contrariedades o improvisaciones, reserva de restaurante, por no hablar de lo que ya es cualidad reconocida: su tarea de inmortalizar las imágenes en las fotos. A su profesión de maestro-educador ha añadido la de eminente “Técnico de imagen”. Se lo están rifando las diversas televisiones españolas. ¡Gracias, Timoteo! Que disfrutes y hagas disfrutar a los demás con tan valioso arte.

Por medio de Don Miguel, manifestamos también nuestro reconocimiento a la Comunidad de Pizarrales por su amable acogida. Baste señalar el gesto del Director, Don Antonio González, llevando sillas al presbiterio. Lo mismo decimos a los salesianos que pudieron acercarse a recibirnos y despedirnos.

A José Pedro de Frutos, de profesión exbanquero, no hay más remedio que agradecerle su papel de “recaudador”. Han aumentado las finanzas del grupo. Y tuve el honor de ir y volver, en compañía de Mariano Yagüe, en su flamante y comodísimo “Jaguar”(¡!).

Como cierre de esta nota, rubrico el mensaje que nos dejó Don Miguel en la homilía y en la comida: “Amad sinceramente, confiad filialmente, invocad confiadamente a María Auxiliadora”. Comprobareis la eficacia de su poder de intercesión, superareis pruebas difíciles y dolorosas que os proporcionarán paz interior y unión de la familia, y sentiréis que Ella os garantiza un puesto en el Paraíso. Era la convicción de Don Bosco que nosotros os trasmitimos.

El encuentro nos ha dejado un estupendo sabor de boca. Espero que los que lo han vivido por primera vez hayan sentido las ganas de que se repita en más ocasiones. No se trata de anclarse en un pasado más o menos placentero, sino en libar lo mejor de aquellas vivencias y acopiar energías para afrontar con paz el futuro.

Perdonadme el tostonazo. Los viejos somos inaguantables.

Un fuerte abrazo a cada uno y mi sacerdotal bendición a todos vuestros familiares, especialmente a los enfermos y más necesitados.  Al mismo tiempo os pido una oracioncita por mí.

Juan Antonio Romo, sdb

===================================

Salamanca, 22 de junio de 2017

Mi querido Angelillo:

¡Qué día tan entrañable nos organizasteis para que lo disfrutáramos todos! Gracias, gracias, gracias a todos. Que el Señor y María Auxiliadora sigan acompañándonos siempre.

Un fuerte abrazo.

Miguel Herrero

Homenaje de un alumno a José Luis Arbulu

Gracias por la información sobre el fallecimiento del sacerdote salesiano José Luis Arbulu a Hilario Gómez y al sistema.

Arbulu fue para mi (10 años, primero en Zuazo) , y así lo he recordado siempre, un modelo de estrategia jugando al “Palé” (hoy “Monopoly”). Seguro que el entusiasmo que ponía, cuando jugábamos (me fijaba mucho en lo que hacía y aprendí de él), lo habrá generalizado a todas las facetas de su vida entregada a los demás. Sin que él lo supiera nunca, fue una de las personas que influyó en mi vida.

Mi homenaje a él, silencioso y sentido, por su impronta.

Acaricio su recuerdo y me uno a las personas que le querían, con el convencimiento , y sentimiento, de que su vida ha sido plena.

¡Descanse en paz!

Jesús Ramos

22 de abril, día de remembranzas sacerdotales (por Amadeo Alonso)

Así se titulaba una intervención en una velada allá por los años 60. Don Santiago Ibáñez era el encargado de hacer ese recuerdo…

Remembranzas son también los pensamientos que se me agolpan, al revisar in ictu oculi, estos 44 años pasados.

Ante todo, el primer pensamiento es un gracias muy sincero comunicado a todos los compañeros y amigos que han leído la noticia de nuestra ordenación. ¡Nuestro grupo, unido, cohesionado, sincero, sereno, respetuoso, merece la pena!

Recuerdo algún detalle del día de la ordenación: 22 de abril de 1973.

La procesión iba por dentro, la gracia se abría paso: sacerdos in aeternum.

Mi padre, tras la ceremonia, me puso la mano en el hombro y simplemente dijo: ¡Bien, bien!

Muy emocionante la imposición de la medalla a mi madre: mater sacerdotis! La llevó siempre en cualquier celebración y la acompaña.

Toda mi familia se agolpó en torno a mí. Sabían, intuían que algo importante estaba ocurriendo y se adhirieron.

Dos detalles me han acompañado desde ese día, dos sencillas frases que han quedado un poco como lema a través de estos años:

  • Un compañero, muy amigo, actual padre feliz de familia, me comentó una frase de Rabindranat Tagore que a él le había impresionado. «El sol al ocultarse preguntó: ¿Hay alguien que pueda sustituirme? – Se hará lo que se pueda, dijo la lámpara de barro
  • Y el otro detalle me lo ofreció el párroco de la parroquia de Salamanca de Sancti Spiritus. Hacía poco que se había muerto su tío, también sacerdote. Me entregó la estampa que habían hecho como recuerdo. En la estampa había esta frase: «Al final del camino me dirán: ¿Has amado? Y yo no diré nada, mostraré mis manos vacías y mi corazón lleno de nombres.» Más adelante me enteré que esa frase, al menos en su sentido más fundamental, era atribuida a Pedro Casaldáliga. Me parece, de todos modos, una frase interesante, un buen lema sacerdotal.

Ángel, gracias por esta invitación a comunicar algún detalle de tiempos pasados. Te aseguro que mis manos están vacías, sirven sobre todo para estrechar los lazos de la amistad tan profunda que nos une. Pero, ¿sabes? En mi corazón están vuestros nombres in aeternum!

L D V M

Amadeo Alonso

PS: Me vas a permitir que te envíe esta canción que me resulta particularmente sugerente. Quizá la conozca todo el mundo, pero a mí, personalmente, me resulta muy interesante. Es: Dime cómo ser pan, de  SALOMÉ ARRICIBITA (pamplonica, madre de familia, médico de cuidados paliativos, musicoterapeuta, forma parte del grupo Fe Adulta).

===========

NOTA DEL ADMINISTRADOR

En la misma fecha (22 de abril de 1973), también fueron ordenados Sacerdotes los compañeros de curso y amigos salesianos Mariano G. Yagüe y Jesús Sáez.

El año anterior, en 1972, según la información que me ha llegado, fueron ordenados Sacerdotes otros compañeros de curso y amigos salesianos: Álvaro Ginel, José Antonio Zazo y Juan José Bartolomé. Desconozco si falta alguno más

 

¡Enhorabuena a todos los Misacantanos en el XLIV Aniversario de la Ordenación Sacerdotal!

Que María Auxiliadora y Don Bosco les sigan ayudando a desempeñar bien su ministerio sacerdotal en beneficio de sus feligreses, especialmente de los jóvenes.

Angelillo