Carta de D. Juan Antonio Romo y mensaje de D. Miguel Herrero después del Encuentro en Salamanca

Madrid, Estrecho, 18 junio 2017

Queridos amigos:

Las despedidas en grupos numerosos siempre son “imperfectas”, quiero decir, que, por las prisas de unos, las ganas de retener de otros y el despiste de muchos,  de algunos te despides tres veces y de otros ninguna. Por eso pido disculpas si a alguno no pude darle el abrazo de rigor.

Pido disculpas también por no haber expresado con mayor relieve el agradecimiento a los organizadores del encuentro. En principio yo quise acudir, a pesar de algunas dificultades, porque me ilusionaba unirme con vosotros al homenaje que se quería dar a Don Miguel Herrero. Por eso mis intervenciones hubieran estado fuera de lugar. Aunque luego vi que me implicabais a mí en diversos momentos del agasajo, que yo agradecí, quise mantenerme al lado de vosotros, no delante ni enfrente, porque Don Miguel debía ser, con toda justicia, el centro de nuestra reunión. Don Miguel es mi gran amigo. Lo somos desde hace 75 años. Me sentía feliz percibiendo la estima y gratitud que le manifestabais. Yo gozaba tanto con lo que él decía como con lo que él mismo os decía. Por supuesto, me sorprendió que me entregaseis también a mí la placa-homenaje. Visteis que os lo agradecí con dos únicas y titubeantes palabras.

Es obligado ahora expresaros mi agradecimiento a todos y a cada uno por los gestos, palabras, confidencias, recuerdos que fui recibiendo a lo largo de la jornada. En particular tengo que poner de relieve “el trabajo de bolillos” de nuestro coordinador, alma del grupo, Angelillo, incansable, paciente y escrupuloso comunicador, que con meses de anticipación lanza ideas, solicita adhesiones, puntualiza y concreta el plan. La coronación de su esfuerzo, en esta ocasión, fue su acertada y exhaustiva intervención en la sobremesa. Que el Señor le dé salud para que continúe llevando el timón con tanto acierto.

Y ¿qué decir de y a Timoteo? Su tarea fue condición “sine que non” de nuestro encuentro. Todo programado, milimetrado, concordado, tanto el recibimiento de los grupos a la entrada de Salamanca, como la atención a cada uno, solución de contrariedades o improvisaciones, reserva de restaurante, por no hablar de lo que ya es cualidad reconocida: su tarea de inmortalizar las imágenes en las fotos. A su profesión de maestro-educador ha añadido la de eminente “Técnico de imagen”. Se lo están rifando las diversas televisiones españolas. ¡Gracias, Timoteo! Que disfrutes y hagas disfrutar a los demás con tan valioso arte.

Por medio de Don Miguel, manifestamos también nuestro reconocimiento a la Comunidad de Pizarrales por su amable acogida. Baste señalar el gesto del Director, Don Antonio González, llevando sillas al presbiterio. Lo mismo decimos a los salesianos que pudieron acercarse a recibirnos y despedirnos.

A José Pedro de Frutos, de profesión exbanquero, no hay más remedio que agradecerle su papel de “recaudador”. Han aumentado las finanzas del grupo. Y tuve el honor de ir y volver, en compañía de Mariano Yagüe, en su flamante y comodísimo “Jaguar”(¡!).

Como cierre de esta nota, rubrico el mensaje que nos dejó Don Miguel en la homilía y en la comida: “Amad sinceramente, confiad filialmente, invocad confiadamente a María Auxiliadora”. Comprobareis la eficacia de su poder de intercesión, superareis pruebas difíciles y dolorosas que os proporcionarán paz interior y unión de la familia, y sentiréis que Ella os garantiza un puesto en el Paraíso. Era la convicción de Don Bosco que nosotros os trasmitimos.

El encuentro nos ha dejado un estupendo sabor de boca. Espero que los que lo han vivido por primera vez hayan sentido las ganas de que se repita en más ocasiones. No se trata de anclarse en un pasado más o menos placentero, sino en libar lo mejor de aquellas vivencias y acopiar energías para afrontar con paz el futuro.

Perdonadme el tostonazo. Los viejos somos inaguantables.

Un fuerte abrazo a cada uno y mi sacerdotal bendición a todos vuestros familiares, especialmente a los enfermos y más necesitados.  Al mismo tiempo os pido una oracioncita por mí.

Juan Antonio Romo, sdb

===================================

Salamanca, 22 de junio de 2017

Mi querido Angelillo:

¡Qué día tan entrañable nos organizasteis para que lo disfrutáramos todos! Gracias, gracias, gracias a todos. Que el Señor y María Auxiliadora sigan acompañándonos siempre.

Un fuerte abrazo.

Miguel Herrero

Anuncios

Comida de Verano 2017 en Salamanca y Homenaje a dos Superiores-Profesores

El miércoles pasado, día 14 de junio, tuvimos la ocasión de compartir muy gratos momentos con dos superiores-profesores, D. Juan Antonio Romo y D. Miguel Herrero, y con 34 compañeros y amigos con motivo de la celebración de la COMIDA DE VERANO 2017 EN SALAMANCA.

A las 12:30, iniciamos el encuentro en el Colegio Salesiano “San José” de Los Pizarrales (Carretera de Ledesma, 32-52). Después de los saludos y abrazos, del reconocimiento de los nuevos asistentes y del recuerdo de vivencias compartidas, nos dirigimos a la Capilla de la Comunidad para celebrar la EUCARISTÍA, presidida por D. Miguel, quien estuvo acompañado de 5 sacerdotes concelebrantes. Su homilía espontánea, cariñosa, cristológica y mariana; las preces por los superiores y compañeros vivos y difuntos, las preces por nuestros familiares vivos y difuntos (especialmente Conchi, esposa de Jesús Pascua, fallecida recientemente), la  entonación de los cánticos de la “Missa de Angelis”, el acompañamiento de órgano, la presencia de 6 personas que asistía por primera vez… consiguieron que la celebración eucarística fuera muy especial y emotiva.

Nos acompañaron, por primera vez, Salud (esposa de Mariano Santos) y 5 compañeros: Jesús Ramos, Jesús Vivanco, Juan Fco. Muñoz, Paulino Dimas y Rodolfo Pérez. Por inconvenientes de última hora, no pudo participar Bienvenido Barbero, que se hizo presente con un mensaje de adhesión.

Después de un breve descanso, a las 14:15, como estaba previsto, ya estábamos sentados en el comedor del Restaurante  D’Elephas (Paseo del Doctor Torres Villarroel, 36) para iniciar la COMIDA con un brindis por la vida, por seguir cumpliendo años, por la amistad, por los superiores-profesores, por todos los presentes… Continuamos degustando los platos elegidos (y recordados con una tira de papel delante de cada uno, preparada por Timoteo Hernández, responsable del encuentro), charlando y recordando vivencias del pasado común salesiano, conociendo nuestra situación presente, preguntando por otras personas y vivencias pasadas, etc. Y llegamos al postre y café. En ese momento, tomé la palabra, como Coordinador del Grupo “Estudiantes Salesianos 1956-1965”, para manifestar públicamente cuatro motivos por los que nos encontrábamos reunidos:

  1. Para manifestar públicamente nuestra alegría porque han pasado los años y seguimos vivos cumpliendo años, g.a.D. Nos felicitamos por ello y, en esta ocasión especial, felicitamos a D. Juan Antonio  y a D. Miguel por su reciente cumpleaños, los días 10 y 13 de junio, 87 y 85 años, respectivamente. ¡Feliz cumpleaños, D. Juan Antonio! ¡Feliz cumpleaños, D. Miguel! Os animo a todos a cantarles el “Cumpleaños Feliz”.
  2. Para decirnos que somos amigos y que nos tenemos como amigos los unos a los otros, disfrutando de nuestra amistad.
  3. Para expresar públicamente nuestra gratitud a D. Juan Antonio y a D. Miguel por la formación recibida de ellos durante nuestros años de internado en el Aspirantado Salesiano de Arévalo en torno a la década de los años 50. En el caso de  mi curso, desde 1958 hasta 1961.
  4. Para dejar constancia de nuestro afecto y nuestra gratitud a D. Juan Antonio y a D. Miguel a través de un obsequio (Placa de Agradecimiento) que les entregaremos al final en nombre de los presentes y otros 14 compañeros y amigos ausentes, que también han participado.

A continuación se desarrolló, de manera alegre espontánea, la Sobremesa Salesiana con canciones populares (la mayoría recogidas en el Cuadernillo de Sobremesa), con algunas intervenciones orales de los presentes con motivo de los superiores homenajeados, agradecimiento de éstos, etc.

A las 17:30 se dio por finalizada la Sobremesa. Terminamos con la sensación de que se nos hizo corto el encuentro. Fueron pocas horas, especialmente para Joaquín Mª Asenjo que se había desplazado desde Málaga. Pero… ¡disfrutamos del ambiente de compañía y amistad, existente entre todos!

Timoteo Hernández, nuestro experto fotógrafo y videocámara del grupo, después de haber recogido momentos y personas del encuentro con sus fotos, las ha reunido y montado en un vídeo-presentación para que sirvan de recuerdo.

Mi valoración del “XV Encuentro en Valladolid 2017”

Ya han pasado 21 días desde la celebración del XV ENCUENTRO EN VALLADOLID 2017. Para no tener que dar cada año mi reseña o valoración porque, sin pretenderlo, como Coordinador General, puedo pecar de parcialidad y optimismo, he estado esperando crónicas o reseñas de otros compañeros y amigos participantes que pudieran darnos diferentes visiones del desarrollo del Encuentro Anual de Convivencia en Valladolid con el fin de corregir los fallos o errores y mantener o potenciar los aciertos; pero no han llegado.

Sólo quiero mi valoración para destacar tanto lo positivo como lo negativo o mejorable.

1  ASPECTOS POSITIVOS

  1. Asistencia y participación numerosa:
    • Un reencuentro personal de 61 personas, siendo 41 hombres y 20 mujeres.
    • Con 5 miembros del Grupo Cambados, residentes en Valladolid, siendo 2 nuevos: Vicente Yagüe (con su esposa Ligia) y Antonio Mª Nozal.
    • Con una Antigua Alumna de las Salesianas de Alicante, oriunda de Valladolid: Blanca Mª Martínez.
  2. Acogida amistosa, tanto a los nuevos participantes como a los habituales, conviviendo con alegría, confianza, franqueza, humor, optimismo, recuerdos y vivencias del pasado… y espíritu salesiano.
  3. Un grupo con bastantes valores: polifacético, libre, democrático, unido, respetuoso, acogedor, integrador, alegre, feliz, divertido, humorístico, cooperativo, solidario, turístico, gastronómico, amante de la música, culto, religioso, devoto de María Auxiliadora y Don Bosco, vitalista, agradecido, deseoso de un futuro mejor… y con “espíritu salesiano”.
  4. Un grupo con un fin principal: revivir, practicar y disfrutar del compañerismo y amistad (originados durante los años de convivencia y formación recibida en los internados salesianos), basándose en la libertad y el respeto mutuo, para contribuir a llevar una vida feliz.
  5. La buena programación y el desarrollo puntual de las variadas actividades durante 4 días, debido a un trabajo cooperativo, principalmente a Félix Rueda, como Coordinador de los Organizadores del Encuentro en Valladolid, y a sus Ayudantes o Colaboradores: Hilarión Pascual y Carlos López, quienes desempeñaron magistralmente la labor de guías de turismo; y Jaime Macho.
  6. La participación:
    • Como fieles en la Celebración de la Eucaristía, realzada con los cánticos religiosos tanto de la “Missa de Angelis” como otros en honor a la Virgen “María Auxiliadora”.
    • En las Canciones Populares durante la Sobremesa.
    • En las actividades turísticas:
      • Día 30 de marzo: Museo Oriental, Exposición de la iraní “Shadi Ghadirian” y visita a pie por el centro de la ciudad.
      • Día 31 de marzo: Bus Turístico (recorrido por la ciudad) y Museo Nacional de Escultura.
      • Día   1 de abril: Visita a las instalaciones de  Salesianos-Valladolid y visita pie por la ribera del río Pisuerga.
      • Día   2 de abril: Paso por los Montes Torozos y visita especial a Urueña (Museo de las Campanas y Centro Etnográfico Joaquín Díaz).
  7. La buena selección de restaurantes: Lynus Taberna (cena del día 30 de marzo), Restaurante-Arrocería La Raíz  (comida del día 30; comida y cena del día 31 de marzo), Mesón Casa Pedro (comida del día 1 de abril), Hotel Zentral Parque (cena del día 1 de abril) y Mesón Villa de Urueña (comida del día 2 de abril).
  8. La buena elección del Hotel Zentral Parque: por su ubicación, categoría, precio, desayuno y aparcamiento.
  9. La actividad de baile: realización durante la noche del día 1 de abril, rítmica, alegre, divertida, desinhibida, con canciones y bailes del pasado juvenil…

2  ASPECTOS NEGATIVOS  O MEJORABLES

  1. Poco tiempo libre para compartir distendidamente y sin prisas con los compañeros y amigos, tal vez, por exceso de actividades programadas.
  2. Anulación de la actividad con una Guía Voluntaria de Turismo.
  3. Baja de 2 miembros del Grupo a consecuencia de su valoración personal de algún contenido de la homilía de la celebración de la Eucaristía del Encuentro que ocasionó manifestaciones reiteradas y acusaciones, unas y otras nocivas para el Grupo con el que no se sentían ya a gusto.

Mi agradecimiento especial a los Organizadores (y a sus respectivas mujeres), a los Salesianos (personificados en su director, Pedro Arroyo), a Timoteo Hernández por su labor fotográfica y videográfica y a todos los asistentes (especialmente a los nuevos) por haber confiado en la organización y por su participación activa, pues han sido indispensables para que haya sentido y valor este Encuentro Anual de Convivencia.

Durante la Sobremesa, por votación mayoritaria de los participantes, la ciudad de Madrid fue elegida para celebrar el Encuentro Anual 2018 el día 14 de abril (segundo sábado después de Semana Santa), ofreciéndose como Organizadores los compañeros y amigos siguientes:

  • José Pedro de Frutos
  • Mariano G. Yagüe
  • Eugenio Carrero
  • Mariano Santos (ausente en el Encuentro, se ofreció el día 20 de abril).

Mi agradecimiento para ellos por su ofrecimiento, que podemos corresponder con nuestra comprensión y colaboración.

Un cordial saludo,

Agradecimiento de Manuel de la Orden (Grupo “Moher24”)

El pasado día 24 de noviembre, asistí, por primera vez, tanto a la Misa Funeral por compañeros fallecidos, como a la Comida de Navidad en el Restaurante El Escarpín, en Madrid.

Había visto por casualidad en Internet la celebración de estas reuniones de personas que, como yo, habían pasado por  Arévalo, Mohernando y Guadalajara, y nació en mi interior el interés por participar en ellas, ahora que ya las obligaciones laborales se han visto disminuidas, quedando reducidas a una mínima expresión. Por ello decidí ponerme en contacto con el “cabeza visible” de muchas de ellas (Angelillo) y me apunté a la última celebrada.

Después de tantísimo tiempo desvinculado, resulta un poco difícil integrarse en un grupo que ya “va rodado”, que se conocen y tienen relación. Nada más lejos de esa dificultad. Me sentí como si los conociera de toda la vida. Angelillo hizo de anfitrión, presentándome a cuantos iban llegando y percibí la amistad que preside y reina entre todos ellos. Únicamente conocía a una persona de las allí congregadas (José Luis Romo) y le conocía porque fue superior mío en Arévalo, en mi último año de estancia alli (quinto curso). El resto,o la mayoría, se habían ido a Mohernando cuando yo llegué, con 10 años recién cumplidos, en septiembre de 1962.
 
mosaico-manuel-de-la-orden-1c
 Por todo ello, quiero agradecer a los asistentes el trato que me dispensaron y su excelente acogida, cuyas consecuencias fueron que  me sintiera como si los conociera de toda la vida. Estoy convencido de que ello fue debido a que los fundamentos que nos infundieron en todos aquellos años que compartimos, unos antes, otros un poco después,de compañerismo y de solidaridad,  siguen, después de tantos años transcurridos, latentes. El espíritu de Don Bosco de “acogida y generosidad”, sigue vivo en este grupo y creo, seguirá para siempre.
 
Vaya, por todo ello, mi agradecimiento, con la seguridad de que en la medida en que me sea posible, seguiré participando y “cantando” con este grupo de amigos.
 
Un abrazo para todos,
 
Manuel de la Orden
 —
==============
 

NOTA:

Manuel de la Orden -según información suya-, que, por edad y curso de estudios puede pertenecer al Grupo “Moher24”, asistió por primera vez a la Misa Funeral y Comida de Navidad del día 24 de noviembre, después de habernos encontrado por Internet.

Evaristo Nafría, Esteban García, Alfonso Cifuentes, Enrique Mora, Luis Fernando Sáenz e Hilario de las Moras son algunos de los compañeros de curso que mejor recuerda.

Llegó a Arévalo en el curso 1962-63 y salió de Guadalajara en el curso 1968-69.